Conducir

Para mí, una de las mejores palabras que rimen con “libertad” es probablemente la palabra “conducir”. Sin embargo, navegando en este artículo, se entiende que la rima se empobrece enormemente por la presencia demasiada marcada de la palabra “paciencia”…

Yo podría fácilmente darles una pequeña colección personal de los casos que merezcan un poco de mi ira, pero quiero centrarme hoy en una situación que afecta a mi libertad de movimiento. Se trata en realidad de una historia que comenzó hace doce años ya, cuando celebré mi décimo octavo cumpleaños. Sí, el mismo que, para la mayoría de los jóvenes, rima con grandes palabras como “libertad”, “viajar”, “descubrimiento” o “aventura”, por nombrar algunos. En este momento, soñaba con llegar al volante de un coche y recorrer los caminos de nuestro hermoso país, de acelerar un poco antes de salir las alas para despegar e ir alrededor de la Luna y volve… DRIIIIIINNG! La alarma siempre suena en medio de los más bellos sueños! 🙁

Sin embargo, con el hábito que tengo de siempre intentar de realizar mis sueños, me puso en contacto con EL especialista suizo de la adaptacion de coches para minusvalidos. Su garaje es en alemán Suiza, a 300 km de mi casa, pero gracias a mi familia y unos amigos, yo encontre una manera de irme al encuentro del famoso especialista. La entrevista fue muy bien y es lleno de esperanza que he vuelto a casa. Entonces me puse en contacto con el Buro de Automóviles para preguntar sobre los diferentes trámites administrativos. Entonces me pidio que someterme a un examen con un médico aprobado por las autoridades competentes, en fin de determinar si yo era capaz de conducir y, por supuesto, de integrarme en el tráfico. Esta visita también iba sin problema, ya que sólo duró diez minutos y terminó con la misma conclusión que el del técnico, a saber: “Señor, que sin duda sufren una pesada discapacidad física, pero desde el momento de que su vehículo se adapte a sus habilidades, conducir un coche se practica con la cabeza, y entonces usted tiene todas las habilidades necesarias “.

Todo es para bien en el mejor de los mundos, que dices! Bueno, lamentablemente no, porque hoy tengo 30 años, una mujer embarazada, un apartamento y un cepillo de dientes, cierto, pero ningún coche! Para ser precisos, debo decir que si que me he comprado un coche hace cinco años, pero se muero en el garaje del transformador antes mencionado, a la espera de ser adaptado a mi dicapacidad. Oh, por supuesto, ya se han hecho algunas pequeñas cosas tales como la automatización de la puerta deslizante o la instalación de un ascensor, pero todavía yo no puedo conducir!

Jenri-GMC_001

Probablemente se esté preguntando por qué este proyecto aún no ha logrado? En mi opinión, la mayor parte del tiempo perdido es debido al hecho de que el técnico le da prioridad a los casos más simples, y por lo tanto más lucrativo. Como ex estudiante de geografía, me gusta pensar que no sólo hay una barrera geográfica, pero el idioma también desempeña un papel en este caso… Ahora, en defensa del especialista suizo alemán, que aprecio realmente como ser humano y con el cual mantengo relaciones muy amistosas desde doce años, hay que decir que las cosas han evolucionado un poco en los últimos meses. El técnico ha desarrollado un dispositivo de dirección, que lamentablemente fue demasiado duro para la fuerza física que tengo. Entonces, tuvimos que enfrentarnos al hecho de que se nececita un sistema que requiere menos potencia muscular. A continuación, examinó una solución de control por joystick, que ya es homologado en Alemania y en los Estados Unidos, pero muy caro y que se debe ser aprobado por las autoridades federales en varios años… Sin embargo, hay una nueva esperanza para el Otoño de 2002, con un sistema mucho más sencillo y por lo tanto más barato que el joystick. Este es un pequeño y muy fiable módulo mecánico que parece encajar exactamente lo que necesito. Queda que realizar pruebas, si el famoso técnico se muestra dispuesto a hacer el esfuerzo…

Por último, usted comprenderá que no tengo más remedio que remitirme ante la buena voluntad de los demás, mientras yo mantengo la diplomacia y el optimismo mínimo que me protege del muy de moda “burn out”. Sin embargo, he hecho más de 60 veces el desplazamiento de 300 km para ir a ver al especialista y, esto, a mi costa, y gracias a la amabilidad de los que me acompañaron. Esto es una pérdida de tiempo y dinero muy importante, por no hablar de la depreciación de mi vehículo, del retraso que lleva mi desarrollo profesional o de los momentos simples de la vida cotidiana que requieren el uso de un coche, además cuando los transportes públicos son inaccesibles.

Continuará…

Jenri

Un comentario sobre “Conducir”

Deja un comentario